LA MEDITACIÓN: LA VÍA DEL NO APEGO

LA MEDITACIÓN: LA VIA DEL NO APEGO

                    “TENER RAZÓN”

Recuerdo aquí a mi compañero y amigo TIRSO , y sus magnificas palabras:

“TENER RAZÓN”
El apego a “tener la razón” está muy extendido en nuestros días, y como todo apego constituye una fuente inagotable de sufrimiento. Diversas causas y condiciones van modelando una personalidad, una de cuyas características relevantes es esta de querer “tener la razón”, o de creer que se tiene normalmente, o de pelear por tenerla. El caso es que se da mucha importancia desde esta perspectiva a “tener la razón”.

Lo que sucede, es que cuando la tienes o crees tenerla no es suficiente. El afán narcisista de sentirse superior, necesita también que los demás la reconozcan. Y así entras en la lucha por “tener la razón” una lucha que acaba siendo ridícula cuando se trata más de ganar en la discusión que de aprovechar la verdad para los intereses comunes.

En el “Arte de amargarse la vida”, un libro de antiayuda en el que su autor (Paul Watzlawick) indica lo que no debemos hacer para mantener bien engrasada la mente, señala varias fuentes de infelicidad, la primera de ellas es “pensar que siempre tienes la razón”. (Todo es blanco o negro y sólo existe una verdad absoluta, la tuya.).

El querer tener la razón está estrechamente relacionado con la falsa idea del “yo”, causa principal de nuestro sufrimiento. Es una actitud que te lleva a estar tenso y en guardia porque siempre tienes algo que defender, no puedes relajarte ni un instante. Si hay guerras, si nos comportamos cruelmente unos con otros es por esta falsa idea de un “yo que tiene la razón”

Para salir de este embrollo y reconducir la vida para poder vivirla con acierto y plenitud, el primer paso ha de ser este: Olvidar el “yo” y perder la razón. Dicho de otra manera, salir de la locura ordinaria que no nos deja ver y entrar en la sana locura para habitar en el misterio de cada momento.

Palabras de Tirso Mujika

Foto de Plum Village, magnifico lugar para meditar